En España se generan 2,1 millones de toneladas de plástico

El uso de plástico se ha convertido en algo normal en la actualidad. Sin embargo, los impactos negativos de los plásticos en el medio ambiente y en la supervivencia de especies no cesan. A todo esto, hay que sumar el impacto visual de los plásticos en todo tipo de lugares concurridos para el ocio. Las sociedades de consumo han “normalizado” la acción de arrojar incorrectamente los plásticos al suelo o cualquier tipo de superficie. Por ello, la situación de la contaminación plástica en España es compleja. Según el informe “trampa de plástico” de la asociación WWF, en 2017 nuestro país ocupó la cuarta posición de los países que más plástico consumen a nivel europeo. Esta coyuntura genera una elevada concentración de plásticos, lo que conlleva riesgos para la salud humana y buscar soluciones inmediatas para este problema.

En este sentido, la Unión Europea se ha marcado un objetivo claro: para 2025 hay que reciclar en un 50% todos los tipos de envases que se produzcan. La población española ya ha tomado serias medidas: según el estudio reciente de la empresa Cicloplast, los españoles lograron reciclar en 2018 un total de 571.900 toneladas de envases de plásticos domésticos, lo que supone un incremento del 9,6 % frente al año anterior. Los datos son positivos frente a periodos anteriores. Los ciudadanos españoles consiguieron reciclar 12,3 kg de plástico por hogar, aumentando un kilo más la media que en 2017 y nueve veces más que en el año 2000.

Las medidas gubernamentales españolas frente la contaminación plástica tampoco se quedan atrás. España se ha propuesto liderar la guerra frente al plástico a largo plazo. En algunas Comunidades Autónomas (como Baleares o Comunidad Valenciana) han prohibido la comercialización de los plásticos de un solo uso (tales como vasos, platos, pajitas, cápsulas de café…) en bares y restaurantes. No obstante, Navarra ha destacado en esta labor medioambiental, ya que la Ley Foral de Residuos quiere “prevenir la generación de residuos, mejorar su gestión, avanzar en la economía circular y profundizar en la lucha contra el cambio climático”. Pese a que España poco a poco se adapta a las nuevas exigencias de la Unión Europea, lo cierto es que la solución pasa por todos y cada uno de nosotros para resolver este problema.

En este sentido, es primordial el uso de buenas prácticas para reducir la contaminación plástica y sus consecuencias. Para ello, existe una nueva tendencia llamada  “la economía circular” que aboga por el residuo cero y por reutilizar de manera indefinida los materiales plásticos, dando especial importancia a aquellos que sean biodegradables. Esta tendencia es innovadora e inteligente, pero no eficaz al cien por cien. La solución final pasa por eliminar los residuos plásticos de la sociedad y su conjunto, buscar alternativas de envases, políticas gubernamentales estrictas y, sobre todo, concienciación sobre los riegos de la contaminación plástica para el futuro de nuestra sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s